Aunque antes me resistía mucho a la idea, cada vez estoy más convencida de que en el futuro será tan común como llevar un móvil el leer en un dispositivo electrónico (móvil, ipad, e-reader…). Sin embargo, hay dos cosas básicas que perderemos con el cambio del papel al e-book:

1) Ya no podremos espiar por encima del hombro la portada del libro que está leyendo la persona que tenemos al lado en el metro, tren, autobús… Yo siempre que veo a alguien con un libro, y sobre todo si veo que está muy concentrado, o que se está riendo, o en general, que está disfrutando con la lectura, intento espiar cualquier movimiento, a ver si la portada queda más o menos visible y descubro alguna afinidad lectora para luego iniciar una conversación (que por supuesto, en realidad no me atrevo a iniciar -casi- nunca). En el futuro sólo veré a personas que me parecen interesantes, pero no podré adivinar de ninguna manera qué leen… 🙁

2) La historia interminable. Todos los que me leen saben que soy una fanática de este libro. Los que lo hayan leído saben que es un libro en el que contenido y soporte están estrechamente unidos, hasta el punto de que obligatoriamente tiene que ser impreso en dos tintas (rojo y verde) y además, con tapas de color cobre que muestren dos serpientes mordiéndose la cola. Es cierto que hay aberraciones editadas como una edición de bolsillo en blanco y negro (aghghg) y las más populares con la foto de la película como portada (más aghaghaghaghaghg). Supongo que en el futuro la tinta-e avanzará y podrá tener los dos colores correspondientes, pero… ¿y las tapas de color cobre? ¿y el formato libro? Bastian lee en un libro de toda la vida, no en un lector electrónico… ¿cómo podrán los que no hayan leído el libro todavía sentir de esta manera el vértigo que nos asalta cuando se encuentran la Emperatriz Infantil y el Viejo de la Montaña Errante?

This article has 10 comments

  1. A.

    Dont guorri mujer, que LHI seguirá siendo un libro-libro para siempre de los siempres jamases.

  2. Marta

    ¿Te das cuenta que en el fondo estás en contra del e-book? (Aunque tu lado tecnológico se resista a reconocerlo)… Y qué me dices de los libros de arte? Un e-book de arte? No lo veo, eh?

  3. Josemartí

    Por favor, los e-book sí tienen portada. No sean paranoicos.
    Y dificulto que los libros de papel desaparezcan, el hecho de que no requieren baterías para leerlos será por siempre una cualidad competitiva irrefutable, por lo que siempre tendrán su espacio, me preocupo por nosotros los limpios, ya que considero que estos subirán de precio irremediablemente y se convertirán de alguna manera en “cosas de rico”, ya que tarde o temprano, todos los habitantes del planeta tendrán (incluso gratuitamente) lectoras de e-books de algún tipo .

  4. bydiox

    1) Cierto, al igual que tampoco sabes qué es lo que escucha esa chica tan mona al fondo del tren.
    2) En realidad, no hay ningún problema para poner en un ebook dos colores, el problema sería del soporte. Actualmente los ereaders comerciales son en blanco y negro, aunque supongo que en el Kindle o algún otro con una amplia escala de grises se podría lograr algo “parecido”. Pero si por ejemplo lo leemos en el iPad / iPhone o en las futuras pantallas Mirasol a color… ¿qué problema hay? Y sobre las cubiertas, oye… los ebooks también tienen cubiertas.

    No obstante creo que hay que tener en cuenta que NO necesariamente un ereader va a sustituir a los libros de papel. De hecho en mi caso yo sigo comprando libros de poesía y cierto libros que realmente me gustan o tengo un especial cariño, lo que suelo leer en el Kindle son otro tipo de libros…

  5. Pingback: Tweets that mention Editora con carrito » 2 cosas que no me gustan de los e-books -- Topsy.com

  6. Juan Chulilla

    Es obvio: demuestra que el ebook no es el adversario del pbook. La historia interminable es un ejemplo de las ventajas del pbook en según qué casos, y habría muchos otros. Lo importante es que los libros lleguen al máximo número de manos posible, y que se sigan enfrentando a sus verdaderos enemigos: los distintos soma multimedia con los que una parte importante de la población emplea el tiempo

  7. editora

    A., ya sabes que yo desde que vi “La historia interminable” en blanco y negro no me fio de nada… y encima los libreros no me entienden cuando les digo que no, que con la portada de la película no lo quiero, que si no lo tienen de tapas de color cobre…

    Marta, lo de los libros de arte da para otro post aparte, la clave básicamente está en si queremos el libro por placer (para disfrutarlo) o por trabajo (para estudiar ciertos movimientos artísticos o buscar un dato). En el primer caso ganará el papel, sin duda, pero en el segundo… ¿no será mucho más cómodo un ebook o aplicación multimedia?

    Josemartí, ya sé que los ebooks tienen portada, pero no podremos espiarla en el tren… A mí más bien me da la impresión de que habrá un amplísimo mercado de libros viejos de segunda mano, y que se abaratarán los precios (como ya ocurre ahora, que puedes encontrar verdaderas joyitas en papel por 5 euros en cualquier librería de viejo).

    Bydiox, 1) cierto, qué gran pérdida no saber qué escucha esa chica tan mona al fondo del tren… 2) El problema no es tanto el color, ya lo sé, el problema es que dentro de La historia interminable no hay un e-reader, ni un iPad, ni un iPhone… lo que hay es un señor Koreander que lee un libro de tapas de color cobre y letras rojas y verdes, y un niño que roba ese libro… (no roba un iPad)… por cierto, ¿has leído el libro? 😉 3) Ohh… pensaba que yo era la única que todavía compraba libros de poesía… 🙂

    Juan, ¡tú sí que has leído “La historia interminable”! No había pensado en lo de los distintos soma multimedia, creo que ahí has dado en el clavo.

    El Ogro, el libro de los libros, ¿a qué sí? 🙂

  8. elena

    yo tengo mi historia interminable como dios manda, además encontrada por tí en una libreria de viejo…y así debe ser…
    yo añado otra cosa que no creo que lleguen a simular los ebook

    1) los cuentos: la cebra camila, a qué sabe la luna, el topo que quería saber quién se había hecho eso en su cabeza, mi preciosisisimo pop up de el mago de oz…

    A los niños les encanta sentarse con un libro gigante entre las piernas y pasar las páginas, y no es ni medio comparable a darle a un botoncito…

    y lo de espiar el final del libro, ojear un poquito con los ojos medio cerrados, leer el diagonal y pasar de página porque no aguantas más…

    a mi no me parecen mal (de hecho igual regalo uno dentro de poco) pero mis cuentos mágicos seguiran en mi estanteria…

    un beso,muaa!

  9. Antonia

    Adoro los ebooks, no podía ser de otro modo, los han inventado para mí. ¿Poder llevar un montón de libros todos metidos en mi bolso? ¿Bromeas? Llegó un momento en mi vida que debía elegir: mi marido y mis hijos o mis libros, todos no cabíamos en casa. Entonces empecé por regalar todos aquellos que ni fú ni fá a conocidos, los que me gustaron, aunque no lo suficiente para conservarlos, a los amigos y los que no me gustaron en absoluto los fui liberando por mi ciudad, segura de que encontrarían su lector. Sólo conservo los que desearía llevarme, si tuviera que irme. El ebook permite hacer la selección sin necesidad de tan árdua tarea. Ahora solo compro, en papel, libros que ya he leído.

    Un saludo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *