El legado de la memoria

«»Anita, ¿qué hago con el legado de la memoria?» Ésa fue la última pregunta que, poco antes de morir, Carmen Martín Gaite le hizo a su hermana». Lo citan casi todos los medios donde se habla de la publicación del tercer tomo de las obras completas de Carmen Martín Gaite (odio las palabras «tomo» y «obras completas», pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión).

El caso es que el día que en que España ganó el mundial de fútbol, sin que lo uno tenga que ver con lo otro, y sirva sólo para fijar la fecha en la memoria, yo me decidí a hacer algo que hacía tiempo que tenía pendiente: llamar a Ana Martín Gaite, y citarme con ella, precisamente, para poner una primera piedra en la conservación de la memoria.

7 comentarios

paula julio 16, 2010

Querida Nuria,
¿Sabes que el 22 de julio se cumplirán diez años desde que los diarios publicaron que Carmen Martín Gaite había muerto? Es fuerte. Ya me contarás qué tal ese encuentro. Me encantaría verte. Y así que me pasaras el número de Iguazú en donde publicaste mis poemas.
Un abrazo,
Paula

editora julio 16, 2010

efectivamente paula, son 10 años, de ahí el motivo de mi visita, ya te contaré…

namaga julio 17, 2010

Te acompañaré en tu viaje

Marta julio 20, 2010

Segurament ja ho hauràs vist, però avui he trobat aquest article que potser t’interessa:
http://www.publico.es/culturas/328678/martin/gaite/valent/sflb/vidas/hiladas

Petons!

editora julio 20, 2010

hola marta, no l’havia vist i és un article molt bó, m’ha encantat, m’ha recordat quan l’ana martin gaite em va mostrar la casa, i també em va explicar la historia del bany… moltes gràcies!

Sonia julio 20, 2010

Hoy aparece un estupendoa artículo en Público en el que el periodista entronca con fiereza la vida casi clónica de la gran Carmen y José Ángel Valente. Entronca las pérdidas con los triunfos, todo lo bello y lo triste que sin imaginarlo compartirían.
Ya sabes lo que admiro a Carmen Martín Gaite, lo importante que su literatura fue para mí en una época de mi vida. Por eso este verano, en que me siento con firmeza a escribir mi primera novela, voy a releer sus sabios libros, Carmen es siempre una inspiración y pensar que una parte de ella esta sentada junto a mí quizás me aleje de los abismos o quizás prefiera enseñármelos para que aprenda a valorar la tierra firme.
Si aún no has ido a ver a Anita, me gustaría que le dieras un abrazo de mi parte y le dieras las gracias por ser tan valiente y habernos dado la posibilidad a los lectores de Carmen de conocer su inéditos. Debe ser demoledor sentarse a escoger las palabras que han ido formando la vida una hermana que ya no está.
Un abrazo.

Deja un comentario