Tamaño Nuria: Palabras para viajar en el tiempo

Hoy me he despertado y mi guapa llevaba levantada ya un rato, es más, estaba duchada y vestida y se disponía a salir a la calle a comprar el pan. Yo soy mucho más remolona y por la mañana «faig mandres al llit». Mi guapa por las mañanas está llena de energía y siempre recibe el día con una sonrisa limpia, clara, como si todo fuera nuevo y todo fuera posible, por muy mal que… Seguir leyendo…

Mi vecino «el monje»

En Vitoria vivíamos en un segundo piso de un edificio de 6 plantas, con ascensor. En lo alto del todo, por encima del sexto piso, estaban los «camarotes» y mi padre, que se jubiló por enfermedad relativamente joven (a los 54 años) pasaba allí muchos ratos. No era raro que nosotros subiéramos y bajáramos de nuestro piso al camarote para cualquier cosa, como trastear por allí con mi padre o enviarle los mensajes de mi… Seguir leyendo…

Entre dos mundos

A veces me siento entre dos mundos. Hoy me he puesto a mirar fotos y algún vídeo del fin de semana que vinieron a Casa Tía Julia las chicas de Blogirls 2.0 para preparar su número «La vuelta al origen» y no he podido dejar de pensar que esa Nuria que se ve ahí, la que enseña el horno, el lavadero, el huerto… es mucho más yo que esta Nuria que escribe ahora en una… Seguir leyendo…

Namaga en la luna

No sé si alguna vez habéis leído el blog de Namaga. Hace años que no se actualiza, pero ahí siguen esos dibujitos mínimos, con viñetas de una Namaga capaz de ser tan tierna como irreverente. El caso que yo, al principio de los tiempos de los blogs, no conocía ese rinconcito y no sabía que algún día esos dibujos llenarían mi casa. Namaga me había comentado en alguna ocasión en el blog del libro naranja,… Seguir leyendo…

Apuntes «Tamaño Nuria», segunda parte

Hace unos meses escribí un post titulado «Apuntes “Tamaño Nuria”, primera parte» y se me había quedado en el tintero escribir y publicar estas reflexiones que lo continúan… Aunque yo nací como casi todos los niños de mi generación en el año 1977 en una gran ciudad (nada y más nada menos que Bilbao) y crecí en una capital de provincias como Vitoria, mi padre se jubiló muy pronto por enfermedad, cuando yo tenía 9 años… Seguir leyendo…

De la nostalgia y el miedo

Mi madre y yo, al menos una vez cada verano, solemos ir al cementerio del pueblo a limpiar la tumba de mis abuelos. También hace años, ya lo he explicado más de una vez, aprovechábamos para limpiar la tumba de mi tía Julia, aunque en ese momento en realidad estuviera todavía viva y con perfecta salud y nos acabáramos de tomar un pastas en su casa (se preparó su tumba a los 82 u 84… Seguir leyendo…

Apuntes de la lectora que fui alguna vez #1

En el año 1999 Carmen Martín Gaite todavía vivía y yo quería ser escritora. En el año 1995, Amaia Uriz, una periodista navarra que en ese momento trabajaba en Soria, se había puesto “burra” y gracias a ello en el Heraldo de Soria queda constancia fotográfica de la escritora, sola, recogiendo sus maletas en la estación de autobuses. Con el tiempo, Amaia y yo terminamos trabajando en el mismo medio (ella ya desde Pamplona, yo… Seguir leyendo…

Hoy hace 10 años yo estaba en la FNAC junto a Lucía Etxebarría y una premio Pulitzer y todavía me pregunto cómo llegué allí

Yo un día estaba en casa en pijama leyendo blogs y se me ocurrió (o se lo ocurrió a alguien de alguno de los blogs) que de aquellos posts podría salir un libro. Y me puse manos a la obra, poco a poco, cuando yo era una lesbiana en fase 1 que ni se atrevía a entrar a un bar o a una librería de ambiente (eso, más o menos lo explico en este post:… Seguir leyendo…

Apuntes “tamaño Nuria”, primera parte

Fotografía de Cristina Mas Peter. Mi tía Julia siempre explicaba con orgullo que su padre (es decir, mi bisabuelo) sabía leer y escribir y echar cuentas. También contaba que mi abuelo (es decir, su hermano) podía recitar de memoria el Juan Tenorio y que con eso había entretenido más de una vez a otros pastores cuando les pillaba un día de lluvia en un corral alejado del pueblo. Mi padre, que tiene edad en realidad… Seguir leyendo…

El Boalo, 24 de julio de 2015

Hoy no estoy contenta conmigo misma. Porque he dejado que me vencieran las responsabilidades (trabajo, pareja, carné de conducir -el dinero que cuesta una clase si la cancelo-) y yo tenía que haber estado hoy en El Boalo. Lo sabía desde ayer, cuando hablando con Amaia (con quien hace 5 años compartí viaje alocado a El Boalo que resultó en las dos bañándonos en la piscina de la Gaite con unos bañadores de los años… Seguir leyendo…

De cómo nunca conocí a la Gaite

Supe de la muerte de CMG por el telediario. Fíjate que nunca lo veo, pero mi padre tenía encendida la tele y yo a lo tonto eché la vista no tanto a las imágenes, sino a las bandas abajo con los titulares. Y ahí ponía: «Murió abrazada a sus cuadernos» y supe como un relámpago que se referían a ella, solo a ella le podían dedicar ese titular en un telediario, y lo supe antes… Seguir leyendo…