¿En qué idioma pensamos?

Hoy he respondido en catalán a una pregunta que me habían hecho en castellano, lo cual me lleva ahora a hacer una reflexión sobre en qué idioma pensamos y en qué idioma nos sale de forma instintiva nuestra primera respuesta.

Yo soy del País Vasco, pero mi lengua materna es el castellano y siempre he lamentado que mis padres no me llevaran desde pequeña a un colegio bilingüe. Mi madre ahora dice que se arrepiente, pero que en aquella época no era lo más común, así que nos matriculó en un colegio cerca de casa, con el modelo A (todo en castellano y una clase de euskera de unas 3 horas a la semana). En el País Vasco existen tres modelos educativos, el A, el B y el D (el C no, porque en euskera no existe la C). El A ya lo he explicado, el B es el bilingüe (mitad de asignaturas en una lengua y mitad en otra) y el D es como el A pero al revés (todo en euskera y una asignatura de castellano con x horas a la semana).

En cualquiera de los modelos no se comenzaba a estudiar una tercera lengua (el inglés, normalmente) hasta los 12 años. Con esto, yo llevaba estudiando euskera desde los 6, y viendo la tele en euskera con subtítulos en castellano desde muy pequeña (en aquellos tiempos era fantástico, el canal 1 de la ETB -Euskal Telebista- era así, con subtítulos, y el 2 era como ahora, todo en castellano). Como los dibujos y series que me gustaban los ponían en la ETB1, más o menos podía entender el euskera, aunque no pudiera hablarlo. Es decir, yo tenía una lengua materna, y luego tenía otra lengua que no era la mía (el euskera). Cuando empecé a estudiar inglés, todo se complicó, y la primera vez que fui a Inglaterra y me preguntaron si estaba bien, en vez de decir “yes” dije “bai” -“sí”, en euskera- (que es como suena el “bye”/adiós inglés) así que imaginaros la cara que pusieron los que me lo preguntaban.

El caso es que fue automático, no lo pensé, alguien me preguntó algo en una lengua que no era la mía y yo respondí en lo que mi cerebro tenía en ese momento archivado en el cajón “lengua que no es la tuya”, es decir, el euskera. Con el paso del tiempo, y sobre todo porque cuando empecé la universidad dejé de estudiar euskera y comencé a viajar a Inglaterra e incluso a estudiar el último año de carrera allí, ese cajón lo ocupó el inglés. No sé cómo hace la gente que habla 3 o 4 idiomas con fluidez, pero yo aseguro que en ese cajón sólo tengo espacio para una lengua.

Y eso es lo que me ha vuelto ha pasar hoy. Después de estudiar intensivamente en catalán para sacarme el nivel C (el que certifica que oficialmente estás preparada para trabajar en catalán) y de múltiples reuniones con clientes en catalán y de redacción de mails, informes y documentos en este idioma, el catalán ha pasado a ocupar no sólo mi cajón mental de “lengua que no es la tuya”, sino también el de “lengua que usas en el trabajo”. Por eso hoy, en una formación laboral, cuando me han preguntado en castellano, mi resorte automático ha sido responder en catalán, aunque visto desde fuera y sin contexto, alguien podría pensar en lo absurdo de no responder en mi lengua materna.

Y tema aparte sería cómo empecé yo con el catalán, por “culpa” de mi guapa, en la intimidad… (qué daño hizo Aznar con esta frase). La primera palabra que aprendí fue “pessigolles” (hay miles de diccionarios online, así que no la traduzco… el que lo quiera saber, que lo busque, aquí, por ejemplo: http://www.softcatala.org/traductor). Y otra que me gusta mucho es “melic” (que se pronuncia “malic” y aprendí mucho más tarde a escribirlo que a disfrutarlo).

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

8 comentarios

  1. Pingback: Tweets that mention Editora con carrito » ¿En qué idioma pensamos? -- Topsy.com

  2. Me parece más bonito kili kili y soy catalana 😉

  3. Me ha hecho acordarme de Un pez llamado Wanda. Gran película.

  4. seguro que también sueñas en diferentes idiomas…

  5. ¡Hola!
    Os invito a participar en el meme que acabo de anunciar en mi blog.
    http://la-letra-escarlata.blogspot.com/2010/11/meme-tus-cinco-machistas-espanoles.html
    ¡Os espero!
    Un beso.

  6. Yo nací en León, llevo 5 años viviendo en Barcelona, tengo el nivel D, que es el máximo antes de estudiar Filologia Catalana y pienso y hablo en catalán el 90% del tiempo. Sólo hablo en castellano con amigos de fuera de Cataluña y con mi familia. Pero creo que es verdad lo que dicen de cuando sueñas en un idioma diferente a tu lengua materna, ya estás ‘perdida’. Yo he soñado en catalán y en inglés, así que mucho me temo que al menos soy trilingüe.

  7. Lys, ¿tienes el nivel D??? Yo estoy pensando si me meto en ese lío o no… no es el que C me pareciera muy complicado (sobre todo el examen me pareció facilísimo), pero mi gran problema es el tiempo… a veces para el nivel C llegaba directamente de Madrid o de Bilbao en tren o en avión y me iba a la clase con maletín incluido sin pasar por casa… No sé de dónde sacar el tiempo… Otra cosa, Lys, ¿no echas de menos el castellano?

  8. Sí desde hace tres años. Pensé que no me iba a poder sacar porque de aquellas, trabajaba de 10 de la noche a 6 de la madrugada y no vivía de día, para que engañarnos. Pero al final, el examen no fue tan difícil. Iba a clase cuando podía (a la escuela de idiomas) y con el apoyo de amigos y de mis compañeros de trabajo, pues al final lo conseguí. Y ahora trabajo en catalán y bueno ya te digo que sólo cambio cuando es realmente imprescindible. Y para mantener el nivel, como me encanta leer, suelo leer un libro en castellano y el siguiente en catalán. Si te lo propones lo sacas, aunque tengas que estudiar en el avión. Yo estudiaba en los boletines informativos.
    No hecho de menos porque con mis padres hablo en castellano, y con mis amigos de fuera de Catalunya. Veo la misma cantidad de tele en castellano que en catalán, de hecho creo que veo más tele en inglés que en los otros dos juntos. Lo que hecho de menos es cuando estoy fuera más de cinco días hablarlo, así que rápidamente cojo el teléfono y llamo a la gente de aquí para oírlo y sentirlo. Quizás sea un poco friki pero lo hecho de menos, aunque siga pensando en catalán y no en castellano.
    Creo que será más o menos complicado, lo del nivel D, en función de los amigos que tengas en Catalunya, si con ellos hablas o no en catalán. Creo que es muy importante perder el miedo a hablar con la gente de aquí en su lengua, porque como decía la Queta “Si te equivocas, vuelves a comenzar”. Suerte! @editora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *