En el año 2005 descubrí el mundo de los blogs. Fue de casualidad, buscaba información sobre alguna escritora, no sé si Emily Dickinson o Virginia Woolf, y caí en el blog “La letra escarlata“, que me atrapó desde el principio, tanto por los temas que trataba por cómo estaba escrito. Así fue como por primera vez me enganché no sólo a un blog de literatura, sino a un blog escrito por una lesbiana. A partir de ahí todo fue tirar del hilo y una cosa llevó a la otra y de lectora pasé a editora de la primera antología de blogs publicada en España (“¿De otro planeta? Miradas cotidianas desde el Universo Blog“) cuyo denominador común era que contenía blogs escritos por lesbianas (éste era el único denominador común, porque la variedad de temas, tonos y contenidos era realmente infinita, ya que precisamente mi intención era mostrar personas normales y corrientes, con sus problemas, sus familias, sus recuerdos… como todos/as). [Merece otro post aparte el tema de en aquel momento para mí la etiqueta “blog” tenía más fuerza que la etiqueta “lesbiana”, a pesar de que medios y librerías se hicieran eco más de lo segundo que de lo primero, pero es otra historia y debe ser contada en otra ocasión].

Un pequeño éxito

Aquella edición fue un pequeño éxito. Lo preparé en pijama, desde casa, todas las autoras con las que contacté se mostraron entusiasmadas, la editorial a la que propuse la idea también (Ellas Editorial, una pequeñísima -unipersonal- y ya desaparecida iniciativa), y de manera inexplicable (por un contacto personal y no a través de la editorial) el libro fue presentado en la Fnac junto a Lucía Etxebarría y una premio Pulitzer (Maureen Dowd) y en la Casa del Libro, teniendo una distribución completamente manual (“con carrito”). Gracias al boca a boca de los blogs y a que algunas blogueras actuaron como vínculo con las librerías de sus ciudades o a que otras se encargaban de la venta y distribución entre conocidos/as, los 800 ejemplares que se editaron, se agotaron en 2 meses, hasta el punto que en presentaciones y conferencias posteriores, ya no había ejemplares.

Puede parecer que 800 ejemplares son pocos, pero para mí, que vengo de un pueblo donde los 200 habitantes que llega a haber en verano son “muchos habitantes” (en invierno hay 23), esta cifra me parecía absolutamente insólita. Además, sé que si la tirada hubiera sido del doble o más, se hubieran vendido, porque peticiones había y no dejaron de llegar hasta tal punto que creo que este libro colapsó la editorial y en parte la hizo morir de éxito [porqué la editorial no hizo rápidamente una segunda tirada y porqué teniendo las puertas abiertas de la FNAC incluso sin distribuidora oficial los ejemplares nunca llegaron allí, es otra historia y debe ser contada en otra ocasión].

Y todo esto, por si nadie lo ha pensado todavía, para un libro cuyos textos en realidad ya estaban publicados previamente en Internet y a los que se podía acceder de manera gratuita. Es más, desde el blog del libro se enlazaban muchos de los posts originales, y antes de la publicación, también se pidió la participación de las blogueras para ayudar en la selección (a modo de arqueología y completamente abandonado ese primer blog se puede consultar aquí). Es decir, el valor del libro además del contenido en sí, era la selección, agrupación, corrección, edición y portabilidad de los textos (porque por paradójico que parezca, sin apenas e-readers ni tablets ni ipads en el mercado, en 2006 un libro en papel era la forma más práctica de acceder al contenido de los blogs) [menciono este tema en esta entrevista].

Después de aquello, acabé sobrepasada, sobre todo en lo personal, porque yo venía de ser lesbiana en fase 1 (o sea, me acababa de caer del guindo y me había dado cuenta “de lo mío” sin saber muy bien cómo) y de repente se suponía que era la cabeza visible de la revolución de la “bollosfera”, y yo, con mi cara de asombro de chica recién salida del pueblo, no estaba como para ser cabeza visible de nada [esto quedaba explicado en mi post “Hola Mundo“]. Acabé tan sobrepasada, que tuvieron que pasar casi 5 años, hasta diciembre de 2010, para que me decidiera a re-editar el libro, esta vez en dos modalidades: edición bajo demanda (así me ahorraba ya no el coste, sino sobre todo el tiempo y los disgustos de andar con el carrito arriba y abajo por estaciones de tren y servicios públicos no adaptados con escaleras infinitas) y edición digital.

La reedición bajo demanda

Para la edición bajo demanda probé los dos servicios a mi entender más conocidos actualmente: Bubok y Lulu. Haciendo cálculos de costes, beneficios finales y gastos de envío (porque éste para mí es un dato muy importante del que no nos podemos desentender como editores tan alegremente), llegué a la conclusión de que utilizaría los dos servicios, recomendando Bubok para los pedidos en España y Lulu para los pedidos internacionales, porque el libro se imprimiría en un papel y formato propio de EE.UU que lo abarataría mucho (hasta el punto que siendo el precio del libro 3 euros más barato en Lulu que en Bubok, los beneficios por libro en Lulu son de 2,5 euros más que los vendidos por Bubok [las diferencias que veo entre las dos plataformas son otra historia y debe ser contada en otra ocasión]. De esta forma intenté ajustar el precio (15 euros para Bubok y 12 euros en Lulu) para que todo el pack (libro + gastos de envío) no pasara de los 20 euros, que me parecía un umbral razonable.

Con esta decisión debo de haberme saltado unas cuantas leyes y ahora es cuando aparece un agente del Ministerio del Sacrosanto Precio Fijo y caigo fulminada por un rayo. A todo esto, los beneficios del libro, al igual que en la edición original en papel, irán para una asociación de alfabetización de mujeres campesinas en Nicaragua: Apadeim, a quienes conozco en persona y cuyas comunidades visité en las dos ocasiones que he estado en aquel país.

La reedición digital

Para la edición digital (y ahora sé que lo que viene a continuación es una absoluta ingenuidad) se me ocurrió que dejaría el enlace para su descarga gratuita en una página de donaciones de Kapipal, explicando que si se realiza una donación este dinero irá a parar a Apadeim. Unas amigas, autoras también de algunas de las páginas del libro, me previnieron contra esta opción: “Nuria, nadie va a donar ni un euro”. Yo les dije: “pero si yo dono siempre a los desarrolladores de software libre cuando sus programas me resultan de utilidad. La gente, si le gusta el libro, seguro que dona algo”. También les expliqué que si incluso el que había hecho la composición digital (Barcelona Edicions Digitals) había trabajado gratis para beneficio de Apadeim, estaba convencida que las lectoras y lectores aportarían su granito de arena. Ellas me insistieron en que yo era una idealista. Bien, tengo que reconocer ahora que tenían razón.

En 4 meses ha habido 487 descargas del libro y 0 donaciones (los 8 dólares* que se ven ahí, son míos y de un amigo mío, haciendo pruebas con el sistema de pago). Un resultado como se puede ver, muy diferente de la campaña, posterior, de “1 libro, 1 euro“, que se ha puesto como ejemplo de iniciativa de éxito en la distribución de libros digitales, a pesar de que los dos casos hayan tenido planteamientos muy similares. Por supuesto, en mi caso, he fracasado por completo en la promoción del libro, aunque he de reconocer que debido a las circunstancias personales que me acontecieron de manera imprevisible muy poco después de la reedición de “¿De otro planeta?”, la promoción se ha limitado a crear una página en Facebook sin apenas mantenimiento (bastante tenía con mantenerme yo en pie) y twittear dos o tres veces contadas sobre el asunto.

El balance

Con estas bases, es decir, un libro colgado en dos plataformas, anunciado únicamente desde mi blog personal, con sólo 3 reseñas en blogs afines, y una página de Facebook con 95 fans (o sea, los amigos) el balance final en 4 meses ha sido:

  • Ventas en Bubok: 9 ejemplares
  • Ventas en Lulu: 3 ejemplares
  • Descargas gratuitas: 487
  • Donaciones: 0 euros

Se podría decir que es un rotundo fracaso, aunque prefiero pensar que es “relativo”. Sin ir más lejos, que 487 personas hayan llegado a descargarse el libro, considerando que la promoción ha sido prácticamente nula, es un dato a tener en cuenta. Si hubiera dedicado todos los esfuerzos posibles a la promoción y el resultado fuera éste, estaría realmente desanimada, pero todavía pienso que -en cuanto me recupere- puedo retomar este tema y mejorar los números (con esos datos, cualquier mínima mejora será ya un avance).

De todas formas, sí estoy totalmente decepcionada con el tema de las donaciones, porque de verdad que yo confiaba en que funcionara mejor. Como conclusión, en cuanto pueda ponerme de verdad con la promoción en serio, creo que el libro en edición electrónica dejará de ser gratuito y pasará a tener un precio de 2,5 euros. ¿Servirá de algo? Probablemente no y el mal ya esté hecho. En cualquier caso, si la decisión estaba, como al final me planteaban mis amigas entre “visibilidad” o “rentabilidad”, asumo que mi apuesta fue “visibilidad” con los ojos cerrados, y que por lo tanto he de asumir la 0 rentabilidad de esa decisión. Como editora no me pesa tanto, porque era un experimento, pero como persona me pesa bastante no haber podido conseguir fondos para Apadeim (si cada una de esas 487 personas hubiera donado 1$, con sólo esa pequeña cantidad, Apadeim hubiera podido comprar todo el material escolar necesario durante un año para hasta 3 de sus comunidades). Ahí sí que he fracasado, sin duda.

En fin, espero poder empezar pronto el segundo “round” de esta iniciativa, y gracias a la experiencia, poder tomar decisiones más acertadas. Si alguien tiene ideas o comentarios al respecto, son más que bienvenidos.


* Editado (abril de 2011) para añadir que ahora hay 18 dólares de donación, ya que dos personas han donado 5 dólares cada una, después de leer este post, supongo 🙂
* Editado (junio 2014) para añadir que poco tiempo después de este post decidí cerrar definitivamente las donaciones y poner el libro digital a la venta por 2,79€, se puede comprar aquí.

This article has 11 comments

  1. namaga

    Yo estoy orgullosa de ti y de cómo eres, tu mirada del mundo enamora y no lo llames fracaso, sino devoción hacia un proyecto que ya partió desde un inicio como altruista.

  2. David Soler

    Buf… pues no sé que decir. A mi también me sorprende lo de las donaciones. No entiendo que muchos estén dispuestos a donar a Radiohead, que tampoco lo necesitan, y no lo hagan en este caso. ¡Ni siquiera un 1%!
    En fin. Por lo menos, reconocerlo y escribirlo de forma tan sincera y abierta te honra. La próxima vez irá mejor.

  3. editora

    Fíjate, David, que aunque no lo menciono en el post, justo el caso de Radiohead es uno de los que yo comentaba a mis amigas cuando me decían que era una idealista y que nadie donaría nada. Luego ellas me respondían “A ver, Nuria, aunque sólo sea por la proporción de gente que se descargó el disco de Radiohead, que fueron millones, a nada que donen un 1% de los fans ya consiguen muchísimo, pero si tu libro lo descargan 800 personas, con 1% sólo tendrás 8 eurillos…”. Y fíjate, parece que tienen razón.

    Al final, como casi todo, creo que es un problema de márketing y promoción, porque la campaña 1eurox1libro sí ha funcionado, pero claro, se promocionó, al menos al principio, como un “internautas de españa, vamos a darle una lección a ese Alejandro Sanz que nos llama piratas para demostrarle que no lo somos” y así la respuesta fue altísima, claro. Igual si yo hubiera utilizado un “lesbianas del mundo vamos a demostrar que no somos de otro planeta, y de paso, vamos a defender los derechos de las mujeres campesinas en Nicaragua” hubiera tenido mejor resultado (o no, porque la verdad es que la proclama anti Alejandro Sanz sigue resultando mucho más atractiva).

    En fin, seguiré explorando la mejor manera de reconducir esta historia, y lo iré contando, ojalá vaya mejor.

  4. A.

    Te diría que lo siento, pero entonces nada de todo lo que cuentas habría pasado, y hubo tantas cosas buenas (que son las que quedan) que creo que la rentabilidad no debe medirse a base de sinsabores, ¿no crees?

    Y cobra, leñe. Que esto es España.

    Un beso

  5. formentera6

    hola,

    gracias!

    En primer lugar por el post, está muy bien explicado, y seguramente como experimento has aprendido muchísimo.

    Por otro lado, por la iniciativa, tanto el libro inicial como todo lo posterior.

    Supongo que lo suyo será que la próxima vez cobres, aunque sea poco y dando facilidades (tarjeta, paypal, etc..) y que hagas promoción. Seguro que funciona!!

  6. editora

    A. bueno, ya sabes, yo no me rindo, así que no sé si el post suena derrotista, pero no lo es. Simplemente expongo la realidad a 4 meses de la reedición del libro, de aquí a un tiempo, si nos ponemos manos a la obra y entre todas volvemos a promocionar el tema como dios manda, quizás las cifras sean otras. Y aunque no lo sean, es lo que dices, el libro en sí mismo ya está amortizado con todas las cosas buenas que pasaron durante la 1ª edición y aquella maravillosa sensación general en la que nadie sabía lo que iba a pasar 🙂

    Formentera, gracias a ti por comentar, y sí, he aprendido mucho, eso es lo bueno. A ver cómo evoluciona…

  7. Nandara

    Hola, Editora. 🙂
    Yo intenté descargar el libro en formato digital, pero ni flores. Y varias veces. No lo conseguí, hoy mismo lo he intentado de nuevo con el mismo resultado. 🙂

  8. editora

    Hola Nandara

    Pues lo acabo de comprobar en Firefox, Chrome y Explorer, y no me da ningún problema… basta con clickar el link que aparece en la página de Kapipal (hacia la mitad de la página) y debería saltar una pantalla para guardar el archivo al disco duro directamente… Cuando lo tengas, no te olvides de la donación 😉

  9. Reixel

    Buenas tardes, editora:

    Tu libro me cayó del cielo cuando alguien (a quien conoces) grito desde el cielo, abrió las manos, y dejó que volara y cayera delante de mi puerta, cuando el mensajero llamó a mi puerta. No es la primera vez que me habla y me presenta algo que es adecuado al momento personal que pueda tener; o no, pero nunca pasa sin dejar rastro y curiosamente de una u otra forma siempre esta presente en mis pensamientos. Darte, antes de continuar, la enhorabuena por la recopilación que hiciste en su momento y por el hecho de que la hayas vuelto a editar. Si no, no tendría la oportunidad de tenerla en papel.

    Vaya, puedes sentirte orgullosa (yo también me siento por ser una de las nueve personas que compraron tu recopilación, jeje). Decirte que cada vez creo menos en las casualidades aunque, cuando lo empecé a leer desde la sala de rehabilitación, tuve que ahogar mi sorpresa y mi risa ya que en el prólogo hacías mención de Soria. Qué cosas. Puedes imaginarte de donde soy.

    Cuando lo leí creo que ya había pasado la fase 1, pero no mucho más y, al hacerlo, aprendí cosas del mundo lesbianil etc etc, me reí, me pregunte dónde coños me estaba metiendo dándome cuenta de que ya no podía sacar el cuerpo de allí…Además me picaste en el ojo para emprender una aventurilla bloguera, cosa que pienso desde hace tiempo y que aún no he empezado, más que en mi cabeza y en mis papeles ya escritos. Tiene hasta título, hay que fastidiarse

    Jeje, de verdad pensabas que la gente iba a donar dinerillos??? en cualquier caso, y como más o menos recién venida a este mundo (y renacida) haré publicidad del librito.

    Saludos varios, editora Nuria.

  10. ebaste

    @javiderios me ha pasado el enlace cuando le preguntaba por un tema parecido y me resulta definitivo. Es mejor poner un precio mínimo que dejar en donación porque no tenemos el hábito.

    Quizá sea mejor: Tu me invitas a un café y yo te regalo el libro…

    Un abrazo, Nuria!

    Eduardo

  11. ana belen

    estaba buscando un libro para poder leerlo estas vacaciones yw he tropezado con tigo me ha gustado tu historia del libro y del porque de su precio yo soy mas de papel (mas anticuada) jajaja por eso intentare consegirlo gracias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *