Los solos

Los domingos por la tarde los solos salen a pasear. También las parejas, pero en esa hora entre la noche y el día de un domingo, los solos se reconocen más fácilmente. Entre los grupos de dos, ellos caminan con las manos en los bolsillos, despacio, ensimismados. A veces levantan la vista y cruzan su mirada con otros solos. A veces se reconocen de otra tarde y de otra calle, y se sonríen. Volverán a pasear y a reconocerse otros domingos y en su soledad recordarán la sonrisa de los otros solos. Quizás algún día saquen las manos de los bolsillos. Quizás se sonrían de nuevo y se saluden. Y al poco, otro grupo de dos pasee una tarde de domingo, ajeno a los solos que ensimismados recorren su memoria, con los ojos en los bolsillos.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *