Se han armado con enormes tijeras…

Poema de Mag Márquez

Se han armado con enormes tijeras,
Con gigantescas hachas,
Con afilados cuchillos,
Para cortar y recortar
Cortar y recortar,
Para cortar y recortarnos la vida,
Como figuritas de papel,

Nos ha recortado
La vista para que no veamos
La luz que se esconde más allá de las pantallas
Y los carteles publicitarios
Nos han recortaido
Los oidos, y nos han hecho sordos,
Frente al gemido de la tierra
Que estamos matando
Y al llanto de las mujeres, de los niños y de los hombres
Que sangran su miseria

Han cortado y recortado la verdad,
Y le han sesgado las piernas
Hasta convertirla en mentiras de patas cortas
Han recortado nuestros pasos
Levantando muros de intolerancia
Con bloques de prohibiciones,
Prohibiciones sobre prohibiciones,
Vertederos de prohibiciones podridas y hediondas,
No fumes, no bebas, no jodas,
No fumes, no bebas, no jodas,
Y siempre jodiéndonos

Cortan y recortan con tijeras llenas
De la errumbre que nace de su codicia y su bilis,
Cortan y recortan la memoria,
Para dejarla calva de recuerdos,
Para que confundamos la diestra con la siniestra,
La legalidad, con la justicia,
La manipulación con el orden,
Y olvidemos de dónde venimos,
A dónde vamos,
Y hasta la madre que nos parió
Cortan y recortan
Manos, piernas, cabezas
Y hasta familias enteras en nombre de su orden ,
Y de su paz, y en nombre de su paz
Siguen haciéndonos la guerra

Cortan y recortan
Las vacas, las ubres y su leche
Y nos dan leche cortada, mala leche
Para que se nos agríen las entrañas
Cortan y recortan
El pienso de la carne mansa,
Y así amansan y amansan billetes de paja
Que sólo les sirven para quemar sus ansias
Cortan y recortan los caminos
Y nos conducen ciegos por un tunel oscuro
Que como empieza se acaba,
Cortan y recortan la sonrisa del niño,
Para que crezcan con bocas de buzón,
Siempre abiertas y lineales,
capaces de tragar y tragar toda su mierda,
Y convertirse con los años en un mero objeto
Frio y estático.

Quieren cortarnos, y recortarnos
Cortarnos y recortarnos,
Nos quieren granitos minúsculos en un océano de arena,
Para debilitarnos, para confundirnos,
Para que perdamos la conciencia
De que no somos arena
Somos montaña,
Somos volcán que ruge y que arde,
Capaz de engullir a los que nos cortan y recortan
Y convertirlos en ceniza
Somos marea
Capaz de arrastrarlos y arrojarlos contra las piedras
Somos tormenta
Somos conciencia
Somos tormenta
Somos conciencia
Somos conciencia
Somos conciencia,
Capaz de hacer temblar la tierra

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *