Siete años, un martes y un septiembre: Presentación oficial de Ediciones con carrito

cubierta_siete_anyos

Comprar el libro en la web de Ediciones con Carrito.

Fecha: Sábado 20 de abril
Hora: 12.30
Lugar: Casa Almirall (Joaquín Costa 33, Barcelona)

Después de mucho tiempo trabajando en ello, por fin podemos presentar Ediciones con Carrito. Tenemos la web de la editorial en construcción (estamos últimando detalles y estará online en un par de días), pero mientras tanto, damos aquí todos los detalles. La editorial es herencia directa de Revista Iguazú, y ha sido creada por Jaume Balmes y yo misma. Publicaremos en todos los formatos, papel y digital, para que los lectores puedan acceder a los textos del modo que prefieran.

En esta presentación el protagonista será nuestro primer libro, Siete años, un martes y un septiembre, que también se llama Set anys, un dimarts i un setembre, puesto que es un curioso libro doble (en catalán y en castellano) escrito por Julio Oliva, madrileño de madre catalana, que combina al escribir los dos idiomas.

Siete años, un martes y un septiembre es un libro de relatos, que podrían ser poemas y debe ser leído como una novela. A lo largo del libro los personajes se encuentran y desencuentran en ciudades, parques, esperanzas y recuerdos.

Se llama tiempo y cruje en los bolsillos, consumido de a poco, como un paquete de cigarrillos, como otra historia de reencuentros y tormentas, Barcelona, septiembre, casi oficina de objetos perdidos. Las paradojas temporales: yo necesitando diez vidas para poder olvidar lo que tú en diez minutos y taxi a la estación. Pero, amor, el tiempo, dos cucharadas, una película de Aristarain, una tarde de autobuses, esas cosas que nos hacen vernos en los demás, esas veces en las que volver era un verbo prohibido porque todo era un continuo, esas voces de las que hoy ya no recuerdas ni el idioma en el que se expresaban. Se llama tiempo a la distancia entre los ojos en que me miraba y ya no te quiero. Se llama tiempo a las hojas que nacen de las ramas de invierno. Se llama tiempo a otra cosa, a las manillas de un reloj, a quince grados en el parque. Se llama tiempo, amor, y es tan idiota que nunca vuelve.

El sábado contaremos con la presencia de Julio Oliva y recitará textos Abel E. Cantero. Como es nuestra primera presentación, no tenemos ni idea de si seremos muchos o pocos, en todo caso, es un evento abierto a todos los que se quieran pasar por allí.

Casa Almirall es un bar histórico de Barcelona que en esta ocasión abren fuera de horario sólo para nosotros. Fue fundado en 1860 y conserva su estilo original modernista.

Fuente: http://www.baresautenticos.com
Fuente: http://www.baresautenticos.com


Ver mapa más grande

14 comentarios

Añade el tuyo →

Blau, ¡claro! La presentación es abierta a todo el que quiera ir, cuanta más gente vaya, mejor 🙂

Enhorabuena!!! Qué buena noticia, mucha suerte en este proyecto. La verdad es que no paras. A ver su te llamo un día y me actualizas un poco tu vida.u
Un besazo.

Gracias Hukia! Claro, tenemos que ponernos al día, que lo tuyo sí que son novedades y no esto… 😉 Qué pena no poderte ver en la presentación, lo de presentar libros me recuerda a otros tiempos en los que éramos mucho más jóvenes, jajaja 😀

[…] Siete años, un martes y un septiembre salió hace un año, un lunes y un abril y es el primer libro (publicado) de Julio Oliva, antes que escritor, amigo (y compañero de tantos proyectos por empezar) y por eso no es sencillo escribir sobre su libro como si no nos conociéramos. Lo más fácil es decir "libro", porque no es fácil saber si es una novela, o un conjunto de cuentos, o más bien poemas o un poco de cada o todo lo contrario. O quizá una colección de estampas impresionistas, pintadas con palabras que de cerca destrozan la sintaxis, pero que, cuando uno se aleja para contemplar el conjunto, toman forma y sugieren mucho más de lo que dicen. A veces hay personajes que se repiten, a veces lo que se repiten son las situaciones, o los años, los martes y los septiembres. Y un tú y un yo que se intercambian los papeles o acaban convertidos en él y ella. Da la impresión de que el libro tampoco tiene un principio o un final, que se puede empezar a leer por cualquier parte ("Pongamos que deshacemos una novela, barajamos sus páginas, que laboriosamente uniera el editor, y amablemente el impresor, siguiendo un lógico orden de comprensión y factibilidad, si es que eso existe"). Incluso se puede empezar del revés y entonces de repente cambias de idioma y descubres que hay cosas que saben mejor en catalán o en castellano, depende de cuál sea tu revés. […]

Deja un comentario